Flexivegetarianos: Cómo “vegeterianizar” tu dieta

Muchas veces alguna gente me pregunta si soy vegetariana. Algunas veces respondo que sí, y otras veces que no, para no extenderme mucho en explicar mi modo de comer.  No me gustan las etiquetas, pero por fin he encontrado un grupo al que pertenezco en cuanto a alimentación: flexivegetarianos.

Y, aunque este término ya lo había oído anteriormente, el libro Flexivegetarianos de Ana Moreno me ha hecho salir de dudas. He leídos varios libros sobre alimentación, pero nunca ninguno de ellos se ha ajustado tanto a mis preferencias actuales en mi modo de comer.

Os expongo un resumen de las cosas que más me han gustado de este libro (y un sorteo).

La regla del 80/20 para los flexivegetarianos

Ana Moreno dice en su libro Flexivegetarianos que si el 80% de los alimentos que tomas son habitualmente sanos y en ocasiones tomas algo que no lo es, las posibles consecuencias negativas de su ingesta serán fácilmente neutralizadas por tu organismo. Esto ocurre siempre que  los alimentos no adecuados no superen el 20% de lo que ingieras en total en un día.

Esta regla me da mucha tranquilidad puesto que, en mi forma de alimentarme, suelo ser un 80% sana y vegetariana, pero en ocasiones (comidas con amigos y familias, fiestas, cervecillas de fin de semana…) no lo cumplo. Me gusta ser flexible y no andar molestando con mis peculiaridades. Ya sabéis que me gusta simplificar y enfocarme en lo importante. ;)

Poder contar con excepciones ayuda a no caer en fanatismos ni a verse envuelto en una imposición restrictiva en la que queden prohibidos algunos alimentos.

Mejor lo que sacas de la dieta que lo que añades

Ana Moreno recomienda  prescindir de los siguientes alimentos:

  1. Ahumados

  2. Alcohol excepto el vino tinto

  3. Azúcar

  4. Bebidas carbonatadas

  5. Café y té negro

  6. La carne (también la de pollo o pavo)

  7. El pescado y el marisco

  8. Embutido

  9. Frituras

  10. Grasa vegetal hidrogenada o parcialmente hidrogenada

  11. Leche y sus derivados, como el queso, la nata y los helados

  12. Sal refinada

  13. Tabaco

  14. Trigo, en forma de harina en pan, bollería, galletas y pasta

  15. Alimentos no sostenibles con el medio ambiente o la explotación animal, como la soja transgénica…

Combinando alimentos para ganar vitalidad

Si durante la misma toma los alimentos se mezclan correctamente, las digestiones se hacen más livianas y la persona se siente más vital, más ágil. Éstas son las mezclas que hay que evitar en la misma comida:

  1. No mezcles hidratos de carbono con ácidos, como por ejemplo un arroz y de postre una naranja.

  2. No comas juntos proteínas con hidratos de carbono, como por ejemplo huevos con patatas o queso con pan.

  3. No mezcles proteínas con frutas dulces o azúcares, como por ejemplo comer pollo y de postre melón.

  4. No mezcles grasas con frutas dulces o azúcares, como por ejemplo queso con uvas.

  5. No mezcles fruta muy ácida con fruta dulce, como naranjas con plátanos.

  6. No comas juntos dos hidratos de carbono distintos, como pan con patatas.

  7. No comas juntas dos proteínas distintas, como huevo con queso o con salchichas.

Y mucho más….

Además de esto, el libro Flexivegetarianos tiene muchas más pautas para llevar una alimentación sana y en gran parte vegetariana. Ana Moreno nos habla de los cinco mantras para vegeterianizar la dieta, la teoría de los reyes y los siervos, los pasos para convertirse en un flexivegetariano… Además añade pautas para los desayunos, media mañana y media tarde, comidas y cenas, recetas, trucos para comer menos, y nos habla de los alimentos que no deben faltar en tu despensa y de distintos tipos de ayunos para desintoxicar tu organismo.

Sorteo del libro Flexigetarianos

Desde Vida en Positivo vamos a sortear este libro, gentileza de su autora, Ana Moreno, y firmado por ella.

Para participar en el sorteo:

  • Para participar  tienes que hacer estas dos cosas:

    • Dejar un comentario en este post diciendo en qué medida tu dieta es flexivegetariana.
    • Compartir de forma pública este post en tu facebook (pincha en el símbolo redondo que aparece de facebook más abajo)
  • Solo se realizarán envíos a España.

  • El sorteo finaliza el el próximo domingo 10 de mayo de 2015.

  • El sorteo se realizará a través de www.random.org

  • El lunes 12 de mayo anunciaremos a la persona ganadora en este blog y nos pondremos en contacto con ella vía correo electrónico.

¡Podéis conseguir un ejemplar del libro Flexivegetarianos gratis!

 

¡Únete!

¿Te gusta Vida en Positivo? Recibe cada nuevo post y noticias directamente en tu email:

Etiquetado , , , , , , , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

28 reacciones a Flexivegetarianos: Cómo “vegeterianizar” tu dieta

  1. Maria dice:

    Jo, me he quedado un poco chafada porque consideraba que mi alimentacion era saludable… Para mi, complicado eliminar el pan, jamon serrano o el queso. Por cierto, no tenia ni idea de que se podia considerar “malo” el te negro… Y yo todas las mañanas me tomo uno de canela jeje. Siempre hay algo nuevo que aprender :)

  2. Cristina dice:

    Mi dieta es 50/50. Estoy dejando de comer productos con harinas y azúcares refinados aunque es difícil después de muchos años haciéndolo. No suelo comprar productos precocinados, excepto pizza. ¡Tengo mucho que aprender!

  3. virginia dice:

    En que no como apenas carne y procuro comer sano

  4. vicky dice:

    Me llama la atención. Me gustaria iniciarme.

  5. ¡Muy interesante! Ahora, que me he quedado a cuadros con lo de considerar el tabaco un alimento ¿o es el tabasco?

    Vayamos con el concurso:

    1- Mi dieta es más que flexivegetariana, flexitariana. En casa normalmente cocino vegetariano, por diferentes motivos: economía, sencillez, huerto, y por supuesto, salud. Pero si un día tengo tiempo y me escapo a la pescadería o a una buena carnicería, no tengo problema en comerme unos mejillones frescos, una merluza o unos muslitos de pollo campero.

    Fuera de casa, pues como lo que haya. Normalmente como lo que me gusta, (que coincide que son las verduras) pero a veces también por el hecho de que en casa casi nunca lo comemos, pues elijo carne, o pescado.

    2- ¡Compartido queda!

    Un besazo

  6. Nuria dice:

    Hola
    Esta semana leí que recomendaban su libro, y fíjate tu por donde lo puedo conseguir gratis.
    Yo soy flexivegetariana, pero tomo pan, café, el del desayuno, lo del té negro no lo sabia, y carne poca, pero si pescado…y muchas verduras normalmente ecológicas.
    El pan me lo hago yo en casa gracias a mi nueva afición de hacerme el pan, y he notado que mi salud ha mejorado mucho.
    Muchas gracias por este post, es muy intersante.
    Salud. Nuria

  7. angustias dice:

    Actualmente como mejor, menos carne y más verdura y fruta, pero la reducción de hidratos y dejar el cafe es más complicado para mi, espero conseguirlo!

  8. maria dice:

    Estoy muy interesada en este tema, yo tomo leches vegetales, productos ecologicos, sésamo, lino, chia, algo de pescado y pollo nada de carnes rojas. Limito el dulce, uso stevia y aun asi hay mucho por mejorar. Lo del 80%- 20% es muy interesante. Gracias y saludos.

  9. Ester dice:

    De momento solo en intención, me lo estoy planteando por eso me vendría muy bien el libro. Tengo la suerte que me encanta la verdura y casi nada la carne.
    Me ha interesado mucho el post, gracias

  10. Alba dice:

    Desde el año 2000 no como carne de animal que corra o vuele… De vez en cuando como pescado y este año estoy intentando comer menos queso!

  11. Sehastían dice:

    no conocía el término ni a Ana, pero luego de leer este post me he quedado muy contento, ya que soy flexivegetariano casi al 80%
    Me falta un poquito para vencer las costumbres y creencias con las que me crié y así poder llegar al 100%
    Sin duda recomiendo los beneficios de este estilo de alimentación y no por que sueñen bien sino por que la he probado y todo lo que me ha aportado ha sido positivo.
    Espero ganar el libro para poder aprender mas :) y sino pues a comprarlo!

  12. Beatriz dice:

    Me encanta este concepto y me siento muy identificada también con él!
    Hace tiempo intenté hacer una dieta vegetariana estricta, pero me resulta muy difícil no comer nada de carne o pescado (sobre todo mi jamoncito serrano que no me lo quiten!).
    Estoy de acuerdo en que la flexibilidad es la mejor actitud, en la vida en general, y en la alimentación en particular. Nos ayuda a cambiar de hábitos ya que no nos estamos prohibiendo algo de manera tajante (a veces lo prohibido es lo que más nos atrae!).
    Por mi parte, hace tiempo que eliminé de mi dieta el trigo y la leche de vaca; no solo perdí 2 tallas y me quedé estupenda (también con algo de ejercicio), si no que por primera vez en mi vida he conseguido un vientre plano y eliminar muchísimos problemas intestinales que llevaba años sufriendo. A raíz de eso me he dado cuenta de la importancia de la alimentación, no sólo en lo que no se ve, también en lo que vemos y notamos en nuestro organismo el cambio puede ser espectacular!
    Al margen de indicaciones generales sobre alimentos y combinaciones a evitar, creo que si cada persona pone consciencia en observar las reacciones de su organismo, acaba detectando qué alimentos y combinaciones le sientan mejor o peor, y en qué momentos del día. La mejor receta es escuchar a nuestro cuerpo. Muchas gracias por este post!
    Y compartido queda para que más gente se beneficie de estos consejos 

  13. Beatriz dice:

    Muy de acuerdo con esta filosofía! Intento que mi dieta sea cada vez más vegetariana y que incluya cada vez más alimentos crudos, pero como no me gusta ser integrista de nada, como pescado y carne de vez en cuando…
    Lo que me parece más difícil es evitar determinadas combinaciones de alimentos, pero tomo nota.

  14. Beatriz dice:

    Muy interesante el post! Intento que mi dieta sea cada vez más vegetariana y que incluya cada vez más alimentos crudos. La carne va desapareciendo cada vez más, aunque con el pescado me cuesta más porque me gusta mucho. En cualquier caso, intento no ser integrista de nada, así que esto me parece una muy buena filosofía.
    Lo que me parece más complicado es tener cuidado con las combinaciones de alimentos.
    El libro sin duda, será muy interesante, a ver si hay suerte.

  15. vanessa dice:

    No soy vegetariana pero me gusraria empezar a ser flexivegetariana, estoy intentando cambiar la alimentación de mi familia, este libro me vendria de perlas!

  16. He encontrado este post a través del blog de una amiga. Nunca había oído la palabra Flexivegetariano, así que he leído el tema ávidamente (todo lo que suene a alimentación entra en mis lecturas :) ) y he investigado un poco más por internet.
    ¿Me considero flexivegetariana? Según tu resumen, sí:
    No tomo los alimentos a evitar, excepto:
    Azúcar: desde hace años, solo uso azúcar integral de caña. Intento evitar dulces y bollerías (caseros o industriales) pero de vez en cuando algo cae…
    Café: hace una semana he pasado al descafeinado como punto intermedio. Poco a poco… al menos sí tomo infusiones de modo habitual.
    Carne, pescado y marisco: en pequeñas cantidades aún lo consumo. Estoy en proceso, pero lo hago despacio.
    Leche: desde que descubrí hace años que tenía una leve intolerancia a la lactosa, tengo restringida la leche a media tacita al día. Hay días que ni la tomo. Quesos, natas y helados, pocos y controlados.
    Trigo: también en proceso de dejarlo. En esto voy más lenta por desconocimiento.
    La parte difícil la tengo con las combinaciones para tener mejores digestiones, y sé que puede ser un largo camino. Y con los batidos que mezclan fruta y verdura! No sé cómo conseguir un sabor armónico y rico, y no me atrevo a hacer la mezcla por miedo al resultado :(
    Por lo demás, mucha fruta y verdura, leguminosas y arroz, casi siempre en formato crudo.
    Tengo la suerte de que a mi no me suelen preguntar si soy vegetariana. Cuando tomo ensalada o verduras en un restaurante, mis amigos dan por hecho que “tal vez” estoy a dieta o no tengo mucha hambre, así que me ahorro las explicaciones de que prefiero comer eso a otras cosas :)

    Gracias por la oportunidad de participar en el sorteo del libro. Me parece realmente interesante. Y sobre todo, por darme a conocer este nuevo punto de vista.

    Darey

  17. Carmen dice:

    Normalmente basamos nuestra alimentación en vegetales ecológicos, legumbres, leches vegetales y algo de proteína, sólo en una de las dos comida principales, ésta suele ser algo de pollo o pescado y también solemos tomar frutos secos de postre, a menudo, un saludo :)

  18. Josefina dice:

    Hola! Actualmente mi dieta es de 80/20, aunque quizás con el tiempo me plantee ser totalmente crudivegana, cada vez estoy más convencida de que adoptar éste tipo de dieta ayuda, y mucho, a combatir diferentes enfermedades.
    Por ahora aún me cuesta dejar del todo el pescado, me gusta demasiado!
    Gracias por tu artículo, compartido queda, un abrazo!

  19. Maria Peña dice:

    Desde hace unos cuantos meses me considero Flexivegetariana, y tengo que dar gracias a Ana Moreno porque gracias a varias charlas en las que ella daba su punto de vista me planteé cambiar algunas cosas. A partir de ahí comencé a escuchar también sus programas de “Café Morenini” (altamente recomendable).
    Todos mis cambios han sido muy progresivos, desde hace unos 8 meses, hasta el punto que hoy en día no tomo ni carne, ni pescado, ni huevos, ni lácteos. Eso sí, me considero super flexivegetariana porque si un día voy a comer a casa de mi abuela no puedo resistirme a sus platos y el amor con que me lo hace. Y si el fin de semana salimos con unos amigos también, me gusta ser flexible en mi vida social. Y estoy encantada porque mi cuerpo es capaz de responder perfectamente a esos pequeños excesos. La regla del 80/20 es perfecta!!
    Conseguí leer un fragmento de este libro y tiene muy buena pinta, que maravilla que lo sorteis! Saludossss

  20. Yasmina dice:

    Buenos días!

    Mi dieta no es tan flexivegetariana cómo me gustaría, por eso el libro es un excelente medio para poder conseguirlo.
    Trato de comer cosas crudas (alimentos vivos, como los llamaría nuestra querida Ana Moreno), he quitado todo tipo de frituras, bollería y pan, así como el arroz y la pasta que no sean integrales.
    Sin embargo, el café es una de mis debilidades y lo más difícil de eliminar :-P
    Mucha suerte a todos y gracias por esta fantástica oportunidad

  21. Elena dice:

    Mi dieta es en un 90% Flexivegetariana. Desde hace año y medio estoy sumergida en un proceso de cambio personal hacia una vida más saludable en todos los ámbitos. Y la alimentación es, sin duda, el más importante. Yo pensaba que ya comía saludable por no consumir carne y priorizar los alimentos ecológicos. Hasta que, un día, por un problemilla de salud, descubrí que estaba muy equivocada. Que la pasta refinada y el pan blanco, y el aceite de Oliva Virgen Extra, que no fuera además de primera presión en frío, no son alimentos buenos para la salud.

    Así que, sin haber leído a Ana Moreno (la descubrí meses después), de forma autodidacta, su lema: “Mejor lo que sacas de tu dieta que lo que metes” se convirtió en mi máxima en alimentación.

    Es cierto que también empecé a introducir otro tipo de alimentos que o bien no conocía o no consumía habitualmente, como el mijo, el amaranto, las semillas de lino o de chía, los germinados… Pero, lo importante, sin duda, fue lo que saqué.

    Ahumados, Alcohol (excepto vino tinto), Azúcar, Bebidas carbonatadas, Café y té negro, carne (también la de pollo o pavo), Embutido, Frituras, Grasa vegetal hidrogenada o parcialmente hidrogenada, Leche y derivados, Sal refinada, Tabaco, Trigo, Alimentos no sostenibles con el medio ambiente o la explotación animal, no forman parte de mi dieta.

    Mi alimentación se basa en: verduras, hortalizas, frutas, cereales (no trigo) y pseudocereales integrales, legumbres, semillas, aceites de primera presión en frío, germinados, frutos secos, especias y hierbas aromáticas… Todo 100% ecológico.

    Una vez por semana: huevos ecológicos de gallinas criadas en libertad o pescado azul pequeño.

    También trato de seguir una dieta disociada en un 90-95%, lo que ha mejorado muchísimo mis digestiones y mi estado de salud. Pero, no niego que es una dieta que en ocasiones es muy limitante. Especialmente cuando comes fuera de casa, ya sea en un restaurante o en casa de amigos o familiares.

    Este libro de Ana Moreno me parece una ayuda buenísima para aquellas personas que quieran cuidar más su alimentación y vivir de forma más saludable y respetable con el medio ambiente.

    Gracias por compartirlo

  22. Irene dice:

    Hola!
    Mi experiencia con el flexivegetarianismo (me encanta el termino, y sobre todo la adaptabilidad q representa) fue, sin saberlo, el verano pasado, y gracias a una amiga q me enseñó lo importante de tomar buenas decisiones. Good life is made of Good decissions , me dijo. Desde entonces he intentado llenar mi alimentación de verde. Ando poco a poco innovando con platos, no siempre me salen como espero, pero desde luego q no me decepcionan. Me ha gustado mucho la entrevista, y gracias a ella he descubierto otras páginas e información muy interesante.
    Un abrazo
    Irene

  23. gema dice:

    Hola, no lo soy, pero me encantaría empezar a serlo.gracias

  24. Redmamba dice:

    Qué interesante tu artículo y que buena pinta tiene el libro.

    Voy a soltar mi parrafada para el concurso :D
    Nuestra dieta es disociada, tratamos de evitar embutidos, refinados, leche de vaca y otras cosillas que no vienen muy bien para cuidar nuestro cuerpecito.
    Comemos los hidratos por la mañana y medio día. Las proteínas por la noche, todo acompañado con ensalada.
    Proteína animal comemos dos veces por semana: pescado, pollo o jamón ibérico. Pero cuando la vida social lo requiere, hacemos excepciones :P Por eso lo de fexi, no?
    Besito!

  25. Pingback:Ganadora Sorteo del libro Flexivegetarianos - Vida en positivo

  26. Susana Moreno dice:

    Pues mi dieta es flexivegetariana menos de lo que yo quisiera, y lo intento…de verdad pero muchas veces las prisas, el trabajo, el peque me llevan a tomar un exceso de carnes y grasas que no es saludable. Por ahora he conseguido reducir los lácteos y también la bollería. Hacemos ahora el pan en casa y cuando apetece dulce intento hacer yo bizcochos con harinas integrales y escaso azúcar y ¡salen igual de ricos! Pero nos queda mucho camino que recorrer…

  27. Pingback:Cómo llevar una alimentación viva y saludable - Vida en positivo

  28. Paola dice:

    El primer libro que me orientó sobre el tema de alimentarse sano y con nutrientes fue el de la “enzima prodigiosa”; el médico japonés que también enfoca el tema de la nutrición como un tema global. La verdad es que comiendo más sano, y siguiendo los consejos nutricionales y de vida me ha ido estupendo en el cámbio de hábito de vida (exacto, no es dieta, es un estilo de vida distinto) no es tan complicado ir a una tienda y comprar determinados alimentos y cocinar solo éstos, hacer un poco de estudio y comer alimentos “vivos”. Solo me quedó la duda en que en ambos libros difieren en comer menos ingestas: Ana dice que menos mejor y por ejemplo en la Enzima prodigiosa te alienta a comer tanta fruta como el cuerpo te pida (obviamente cruda).. A parte de estos detalles, muy buenas publicaciones. El mundo tiene que ir evolucionando, el ser humano cambiando hábitos. Y enhorabuena a la escritora por explicar claramente acerca del maltrato animal. Comemos malas vibraciones, o simplemente no se me da la gana de consumir alimentos de la tortura animal. Ánimo que se puede comer sano y saborear delicias a la vez sin alterar nuestro ecosistema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>