El cuento del leñador: afilar la sierra

El concepto de afilar la sierra, sacado del 7º hábito del libro de Stephen Covey Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva es, para mí, el que antes debemos de asimilar y llevar a la práctica para llevar una vida plena. El siguiente cuento explica muy bien este concepto.

Cuento del leñador: afilar la sierra

Había una vez un leñador que se presentó a trabajar en un aserradero. El sueldo era bueno y las condiciones de trabajo mejores aún; por lo tanto, el leñador se decidió practicar toda su experiencia.

El primer día al presentarse al capataz, éste le dio una sierra y le designó una zona de trabajo. El hombre entusiasmado salió al bosque y en un solo día cortó dieciocho árboles.
-Te felicito, le dijo el capataz; sigue así.

Animado por las palabras del capataz, decidió mejorar su propia marca, de tal modo que esa noche se fue a descansar bien temprano.

Por la mañana se levantó antes que nadie y se fue al bosque. A pesar de todo el empeño, no consiguió cortar más que quince árboles.

Triste por el poco rendimiento, pensó que tal vez debería descansar más tiempo así que esa noche decidió acostarse con la puesta del sol. Al amanecer se levantó decidido a superar su marca de 18 árboles. Sin embargo, ese día sólo cortó diez.

Al día siguiente fueron siete, luego cinco, hasta que al fin de esa primera semana de trabajo sólo cortó dos. No podía entender qué le sucedía ya que físicamente se encontraba perfectamente, como el primer día.

Cansado y por respeto a quienes le habían ofrecido el trabajo, decidió presentar su renuncia, por lo que se dirigió al capataz al que le dijo:

-Señor, no sé qué me pasa, ni tampoco entiendo por qué he dejado de rendir en mi trabajo.

El capataz, un hombre muy sabio, le preguntó:

-¿Cuándo afilaste tu sierra la última vez?

-¿Afilar? Jamás lo he hecho, no tenía tiempo de afilar mi sierra, no podía perder tiempo en eso, estaba muy ocupado cortando árboles.

Parar a afilar la sierra

He estado pensado mucho sobre esto últimamente. Vivimos tan ocupados, corriendo de un lado para otro, que muchas veces no nos paramos a pensar en las cosas más importantes de la vida.
Actuamos por impulsos, sin parar, sin pensar, sin organizarnos. Al terminar el día estamos cansados y con la sensación de que no hemos hecho nada interesante.
Quizás deberíamos sentarnos a un lado del camino y mirar hacia atrás para ver el camino recorrido y mirar hacia adelante y decidir cuál es la mejor manera de andar el camino que queda. Quizás deberíamos pararnos a afilar la sierra.

Foto cortesía de calafellvalo

 

¡Únete!

¿Te gusta Vida en Positivo? Recibe cada nuevo post y noticias directamente en tu email:

Etiquetado , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

12 reacciones a El cuento del leñador: afilar la sierra

  1. Me ha hecho pensar. Y eso es casi un milagro. 😉

  2. NOEMÍ Rodríguez dice:

    Me ha gustado esta historia. Mucho. Son cosas que de tan simples a que son, no nos paramos ni un momento a pensar. He sido este mismo leñador tantas veces…

    • Inma Torres de Vida en Positivo dice:

      Todos somos leñador alguna vez, Noemí. Pero si nos hacemos conscientes de ello, podemos parar y reflexionar.

  3. Eduardo dice:

    Este cuento me encanta. La planeación es muy importante en lo que hagamos día a día ¡Viva el GTD!

    • Inma Torres de Vida en Positivo dice:

      No sólo para temas de organización y productividad, también sirve para pararse en la vida y reflexionar sobre quién somos y hacia dónde vamos.

    • Inma Torres de Vida en Positivo dice:

      Jajajajaa, Viva! El GTD cambia la prespectiva total en temas de organización y productividad.

  4. Luis José dice:

    Estupenda metáfora y uno de mis libros favoritos el de “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”.
    Tener buenas herramientas (tanto físicas como mentales) es muy importante, pero igual de importante es tenerlas “afiladas”.

  5. ana dice:

    He leído esta historia en alguna otra ocasión, pero quizás el momento no me aportó grandes reflexiones, sólo aprobación. Ahora mi sierra esta hecha un palo redondo. me ha venido bien recordar esta historia

  6. saavedra hernan dice:

    es esto lo que vio stephen covey? bueno es bonito la historia y tiene una buena reflexión. gracias

  7. Pingback:Agencia de Aprendizaje | 7-. Afilar la sierra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *