7 formas de parar y descansar. La belleza de no hacer nada.

la importancia de parar y descansar

 

En mi día a día no paro un segundo: el trabajo, mis proyectos, los niños, los eventos sociales… Todo lo que hago me encanta, y le pongo pasión y ganas. Me gusta mi trabajo, estoy ilusionada con mis nuevos proyectos, disfruto con las sesiones, me gusta invitar a gente a mi casa (mi familia, mis amigos…), me gusta hacer cosas nuevas…

Al final del día me siento agotada, cansada. Eso sí, satisfecha por todo lo que he hecho y he conseguido. Pero a veces me gustaría parar y descansar un poco, no hacer nada. Pero no lo hago, siempre hay una tarea más que hacer, y si no lo hay me la invento.

La necesidad de descansar

Pero el cuerpo y la mente necesitan descansar. Hace unos días mi cuerpo me mandó un mensaje claro a través de una anemia: PARA. Pero no le hice mucho caso. Seguí mi rutina arrastrándome como podía entre el mar de tareas.

Hace dos días mi cuerpo me ha mandado el mismo mensaje aún más claro, a través de un virus que me ha postrado en la cama sin posibilidad de hacer nada de nada: ni trabajo, ni blog, ni talleres, ni amigos… nada. ¿Y sabéis qué? Que no ha pasado nada. El mundo ha seguido andando sin mí.

No hacer nada también es importante. Descansar, parar la mente, el cuerpo, tomar energía para luego hacer todo lo que tengamos que hacer con más ímpetu, más ilusión.

No estoy diciendo que tenga que estar navegando en Internet todo el día, o echar una siesta toda la tarde … pero ¿por qué no? ¿Por qué no disfrutar de una siesta reparadora? ¿Por qué no disfrutar de un buen libro? ¿Por qué no verte de nuevo una temporada de Juego de Tronos del tirón? Eso forma parte del disfrute de la vida, también.

Es posible que estemos tratando de hacer más cosas porque nos encanta hacerlo. Ése es mi caso, y es maravilloso. Pero incluso entonces, echar miles de horas de trabajo y dejar de lado el resto de la vida no es siempre la mejor idea. A veces es bueno parar, descansar, relajarse, “to Get Less Done”.

Cómo parar y descansar

Es curioso que incluya una sección sobre cómo pararse. Parece que debe ser algo que todos sabemos hacer. Después de todo, ¿no estamos en la constante búsqueda de formas de hacer lo menos posible?

Igual ya eres de las personas que dominan el arte de no hacer nada. Si es así, felicitaciones. Pero en mi caso, y supongo que el de alguno de vosotros, en el que he olvidado descansar y relajarme, podemos tener dificultades.

Algunas formas de parar y descansar pueden ser:

  1. Parar 5 minutos lo que estás haciendo para ir a dar un paseo. Respirar el aire fresco.

  2. Salir al aire libre, disfrutar de la naturaleza.

  3. Jugar. Jugar como un niño. Si tienes hijos, disfrutar de jugar con ellos.

  4. Tomarte un día libre. Elegir un día a la semana o al mes, y tomártelo libre. Dormir. Ver películas. Tirarte en el sofá a leer. Si no puedes un día entero, al menos una tarde.

  5. Al llegar del trabajo, desconectar el móvil. No consultar el correo electrónico ni nada que esté relacionado con el trabajo. No hablar de trabajo con los demás en esas horas.

  6. Ir a que te den un masaje.

  7. Salir fuera. Respirar.

Un retiro de un día en la Alpujarra

En este mes de mayo usé uno de esos regalos minimalistas que me hicieron por mi cumpleaños: un retiro de bienestar en la Alpujarra, que consiste en pasar un día con David y Celia, una pareja que vive en plena naturaleza.

Así que un domingo mi pareja y yo nos fuimos rumbo a la Alpujarra granadina, dejando a nuestros peques con la abuela. Mi cabeza no dejaba de decirme todas las tareas pendientes que tenía por hacer, pero mi cuerpo y mi alma me pedían descansar y disfrutar de ese día que era para mí.

Después de subir montaña arriba curva va, curva viene, dejamos nuestro coche aparcado cuando el camino nos impedía seguir por él, y nos subimos al Jeep de David, que nos llevó hasta la pequeña casa de paja y adobe que ellos mismos han construido.

_DSF6561

Lo que más me impresionó al llegar fueron las vistas y el silencio. Me gusta mucho la naturaleza, sobretodo por estas dos cosas. Me equilibran y me dan paz interior.

Pasamos el día con ellos, hablando, paseando, cocinando chocolate ecológico sin azúcar, comiendo crudi-vegano, fregando los platos,  haciendo Chikung o no haciendo nada: solamente sentarse, con una taza de té entre las manos, y mirar al horizonte, dejando pasar los pensamientos, y escuchando el rumor de la brisa moviendo las hojas de los árboles…

_DSF6571

Para mí fue un día mágico y revelador, ya no sólo por conocer a David y a Celia, que son de esas personas que transmiten buena energía y de las que desearías entablar una amistad. Sino porque fue un reset, con un mensaje claro: la vida no es sólo hacer cosas, estar con gente, iniciar proyectos…también es parar, descansar, respirar… y eso forma parte de vivir.

La belleza de no hacer nada

Una de las lecciones que me traje de mi retiro con David y Celia fue el de que se puede disfrutar de no hacer nada.

Claro que tenemos que trabajar y producir a veces, especialmente si tenemos facturas que pagar, pero una obsesión por hacer no es saludable.

Me pasa en ocasiones que, cuando no estoy haciendo nada, me siento culpable. Culpable de que debería estar haciendo y no hago, que no está “bien” no hacer nada.

Mi día en el retiro y estos días en cama con el virus he aprendido que cuando no podemos o queremos hacer nada para ser productivos, debemos relajarnos, descansar y disfrutar de la belleza de no hacer nada; dejar a un lado la necesidad de ser hipereficiente; dejar de sentirnos culpables por disfrutar de nosotros mismos.

Eso no quiere decir que vaya a dejar de trabajar en cada uno de mis proyectos con la misma ilusión y pasión que siempre, haciendo las cosas que realmente me importan y con la gente que quiero.

Simplemente significa que quiero parar de vez en cuando, y disfrutar de no hacer nada, para ser más feliz. 

Poquito a poco estoy aprendiendo a parar y descansar. Aprendiendo que la productividad y el “hacer” no lo es todo. Crear y aportar es genial, pero no es necesario llenar cada segundo con trabajo.

Cuando estés trabajando, ponle pasión, emoción, energía en aquellas tareas importantes y de gran impacto… pero después, date un tiempo para parar, descansar y relajarte.

Y tú, ¿cuándo fue la última vez que disfrutaste de no hacer nada? Cuéntamelo en los comentarios.

¡Únete!

¿Te gusta Vida en Positivo? Recibe cada nuevo post y noticias directamente en tu email:

Etiquetado , , , , , , , , , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

4 reacciones a 7 formas de parar y descansar. La belleza de no hacer nada.

  1. briana dice:

    Buenas noches yo no descanso siempre estoy haciendo siempre cualquier cosa no descanso. Trabajo, soy ama de casa, tengo un hijode 9 años y tambien es inpaciente muy imperactivo sera que es por genetica

  2. Pingback:15 lecciones de vida que he aprendido en el Camino de Santiago

  3. Irene dice:

    La verdad es que hoy en día parece un lujo descansar, cuando no deja ser una necesidad básica.
    Es súper importante que escuchemos nuestro cuerpo y le demos lo que necesita.
    Ese es el compromiso que deberíamos hacer con nosotras mismas.
    Muchas gracias por la reflexión, un gustazo leerte.

  4. Hola Imna:

    Buen post. Comparto lo que expones.

    Yo también he tenido esa sensación de agobio, de que la agenda me oprimía y no me dejaba un minuto para respirar. ¡Qué agradable descubrir que cuando decidí no hacer nada el mundo siguió su curso! Descubrir que el mundo no depende de ti es un alivio. 🙂

    En los últimos años estoy incorporando a mi vida todo lo que tiene que ver con minimalismo y atención plena. El tiempo se expande cuando te enfocas y dejas de reaccionar constantemente a estímulos ajenos que solo te distraen.

    Estaré atenta a tu blog para ir compartiéndolo. Conozco a gente a la que le puede interesar.

    Un abrazo,

    Cristina

Responder a briana Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *